Contáctenos (011) 4509-7100
Información científica
para profesionales


← Volver a Material de lectura

Reumatología Publicado el día 2016-12-07
Glucosamina sola y en combinación con Condroitín para el tratamiento de la artrosis de rodilla
Artrosis de rodilla
El presente estudio aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo y a largo plazo determinó si la combinación de glucosamina y condroitín o los fármacos por separado reducen la progresión de la enfermedad (pérdida de cartílago) o alivian el dolor en los pacientes con artrosis de rodilla.

En pacientes con artrosis de rodilla evaluados durante 2 años, la combinación de los productos naturalesglucosamina y condroitín sulfato disminuyó la reducción del espesor del espacio articular (EEA). Aunque el dolor articular disminuyó con la administración de diferentes esquemas (condroitín sulfato, glucosamina y la combinación de ambos) no fue superior a lo observado con placebo.

Los resultados provenientes de estudios clínicos son ambiguos frente al beneficio de la utilización de glucosamina y condroitín sulfato y, aunque una revisión sistemática de Cochrane de 25 ensayos aleatorizados concluyó que la glucosamina en su prescripción original supera al placebo en el tratamiento del dolor, una revisión de 20 ensayos con pacientes que recibieron condroitín sulfato determinó que no hay información suficiente para su uso en el tratamiento de la artrosis. El estudio GAIT, que revisó el tratamiento combinado de condroitín sulfato y glucosamina, no halló beneficios a largo plazo, sintomáticos ni estructurales.

El objetivo del presente estudio aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo y de evaluación a largo plazo fue determinar si la combinación de glucosamina y condroitín o los fármacos por separado reducen la progresión de la enfermedad (pérdida de cartílago) o alivian el dolor en los pacientes con artrosis de rodilla. En los pacientes incluidos se realizó una evaluación clínica al inicio, al año y a los 2 años, en la que se determinó el peso, la estatura, la presencia de dolor o de artritis en otras articulaciones y de nódulos de Heberden. Además, se analizaron las respuestas a un cuestionario de morbilidad y se indagó acerca del tratamiento farmacológico que recibían en ese momento. También se valoró el dolor de rodilla y su funcionalidad. Los pacientes fueron asignados de manera aleatoria a 1500 mg de glucosamina o placebo y a 800 mg de condroitín o placebo diarios y fueron seguidos cada 2 meses, por teléfono o correo, para determinar la aparición de efectos adversos. Para el análisis estadístico se utilizaron las pruebas de Kruskal- Wallis, de Fisher y de Pearson.

Los resultados sugirieron que la administración de glucosamina en combinación con condroitín sulfato por 2 años disminuyó la reducción del EEA –la medida utilizada para determinar la progresión del daño articular– en comparación con placebo. No se observó el mismo resultado al utilizar cada agente solo. Asimismo, la combinación de fármacos y cada agente por separado fueron superiores al placebo para la reducción del dolor. Tanto la glucosamina como el condroitín sulfato sintetizan proteoglicanos e inhiben proteasas y citoquinas responsables de la destrucción del cartílago; esto explica el beneficio de la combinación de los fármacos en la modificación de la enfermedad.

 


Copyright © Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC), 2016


 


Para más información, comuniquese con nosotros a info@raffo.com.ar


© 2015 Laboratorio Raffo S.A. | Todos los derechos reservados. Complejo Empresarial Urbana I | Int. Cnel Amaro Ávalos 2829
Edificio I | 3er Piso | B1605EBQ | Munro | Pcia. de Buenos Aires | Tel./Fax: (011) 4509-7100