Contáctenos (011) 4509-7100
Información científica
para profesionales


← Volver a Material de lectura

Psiquiatría Publicado el día 2016-12-07
Los antidepresivos son drogas prescritas con frecuencia elevada
Depresión
La depresión es una enfermedad frecuente que afecta a una proporción considerable de los pacientes asistidos en la atención primaria. Es importante tener presentes determinadas pautas a la hora de administrar fármacos antidepresivos.

La depresión es una enfermedad frecuente. De hecho, los antidepresivos se incluyen entre las drogas prescritas con mayor frecuencia en la población de todas las edades. No obstante, se halló que los antidepresivos tienen una eficacia moderadamente superior en comparación con el placebo al utilizarlos en pacientes con trastorno depresivo mayor en el ámbito de la atención primaria. Además, aproximadamente el 63% de los pacientes tratados con antidepresivos de segunda generación, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de noradrenalina y serotonina (IRNS), presentan al menos un efecto adverso durante el tratamiento. Los cuadros más frecuentes incluyen la diarrea, los mareos, la xerostomía, la fatiga, las cefaleas, la disfunción sexual y el aumento ponderal, entre otros. Los IRNS generan más efectos adversos que los ISRS. Además, los índices de remisión obtenidos ante la administración de IRNS no son significativamente superiores en comparación con los brindados por los ISRS en pacientes con depresión mayor. La elección del antidepresivo a administrar en ausencia de antecedente de tratamiento debe basarse en las preferencias de los pacientes, el perfil de eventos adversos, el costo y la frecuencia de las dosis. Esto se debe a que los antidepresivos de segunda generación tienen una eficacia generalmente similar. La respuesta al tratamiento será más frecuente en presencia de cuadros graves de depresión. En pacientes ancianos, las drogas de elección incluyen el citalopram, el escitalopram, la sertralina, la mirtazapina, la venlafaxina y el bupropión. Se recomienda iniciar el tratamiento con dosis bajas e incrementarlas en forma paulatina. Por último, la duración del tratamiento antidepresivo debe ser de 12 meses luego de un primer episodio de depresión, en tanto que los pacientes con depresión recurrente requieren un tratamiento más prolongado.



Copyright © Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC), 2016

 


 


Para más información, comuniquese con nosotros a info@raffo.com.ar


© 2015 Laboratorio Raffo S.A. | Todos los derechos reservados. Complejo Empresarial Urbana I | Int. Cnel Amaro Ávalos 2829
Edificio I | 3er Piso | B1605EBQ | Munro | Pcia. de Buenos Aires | Tel./Fax: (011) 4509-7100